La Atenuación De Desapariciones: Una Dura Lucha En El Salvador

La Atenuación De Desapariciones: Una Dura Lucha En El Salvador

En el siguiente texto escribiré sobre las desapariciones, en El Salvador: su relación con los homicidios, las víctimas y las soluciones

Contenido

Desapariciones y homicidios en El Salvador

La Libertad es, junto a San Salvador; el departamento en el que más desapariciones se producen. Y, los jóvenes el principal objetivo. 

En 2020, en El Salvador, se produjeron más desapariciones que homicidios. Un dato, que, pese a ser llamativo, indica que la violencia está muy presente en el país. Y, es que, en 2019, se obtuvo el mismo resultado.

Las cifras las registra el Observatorio Universitario de Derechos Humanos de El Salvador (OUDH).  

Hubo un total de 2.273 desapariciones y 1.322 personas fallecidas, por homicidio. Esto se traduce en una media terrible:

·        6 personas desaparecidas, al día.

·        3 homicidios, diarios.  

Octubre fue el mes en que más asesinatos y desapariciones se sucedieron.

La relación entre desapariciones y homicidios se debe a un hecho evidente: hay menos homicidios porque se producen más desapariciones.

Las desapariciones anuales

El OUDH contabiliza las personas desaparecidas, en El Salvador, desde 2013.

La tendencia de desaparecidos ha aumentado, en el periodo analizado. Los datos son los siguientes:

·        En 2013, 1.832 personas.

·        En 2014, 2.070 personas.

·        En 2015, 1.959 personas.

·        En 2016, 1.778 personas.

·        En 2017, 1.670 personas.

·        En 2018, 2.457 personas. 

La Atenuación De Desapariciones Una Dura Lucha En El Salvador. Desapariciones 2013-2018. Infografía. Orlando Carranza. 2021

Las cifras de desapariciones, según las autoridades

La OUDH, para elaborar sus informes periódicos, toma como fuentes, a las siguientes autoridades:

·        Fiscalía General de la República.

·        Policía Nacional Civil (PNC).

·        Instituto de Medicina Legal (IML).

·        Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador (RREE).

Según indica la OUDH, en su informe de 2019, cada institución muestra una estadística diferente.

Ello conduce a una confusión y dificultad para resolver un problema, como son las desapariciones.

El inicio de las desapariciones

Antes y durante el conflicto armado, se produjeron cientos de desapariciones, en El Salvador.

Muchas de estas personas fueron enterradas en fosas secretas.

Y, a día de hoy, treinta años después del fin del conflicto armado; las familias siguen buscando a los desaparecidos.

Los jóvenes, los más vulnerables

La franja juvenil es la más afectada por las desapariciones, en El Salvador.

Según la Fiscalía General de la República (FGR), los salvadoreños de 12 a 30 años son las principales víctimas.

La siguiente, que más preocupa, es la que abarca de los 31 a 40 años.

La relación entre las desapariciones y las pandillas

Igualmente, la FGR indica que detrás, de la mayoría de las desapariciones de jóvenes, están los pandilleros. Por los siguientes motivos:

·        La víctima es rival de una pandilla.

·        La víctima, rival de una pandilla, reside en territorio ‘enemigo’.

·        Las pandillas intentan ingresar a la víctima a su pandilla y el rechazo conlleva la desaparición o muerte. 

En nuestro país, existen cementerios clandestinos, donde las maras entierran a sus víctimas. 

La Fiscalía, también, puntualiza, como razón, la ausencia voluntaria, por motivos económicos. Pero estos índices son menores a los relacionados con las pandillas.

Las desapariciones: soluciones

La principal solución, para minimizar el impacto de las desapariciones, es invertir en seguridad.

El Gobierno Central (GOES) debe implementar medidas nacionales para luchar contra la violencia y las desapariciones.

Las autoridades son las que tienen que trabajar por que estas cifras disminuyan y no se produzcan más en nuestro país.

En el caso de que la persona haya fallecido, los familiares tienen derecho a sepultar los restos y realizar el duelo.

Entre todos, debemos actuar con eficacia e inmediatez.

Los pasos hacia la disminución de desapariciones

El Estado tiene la obligación de cumplir el plan específico, que se centra en la búsqueda y localización de personas desaparecidas.

En 2019, la FGR presentó El instructivo para la búsqueda urgente e investigación de casos de personas desaparecidas.

Se trata de un documento, que asiste a las familias de los desaparecidos. Y, este se aplica a las diferentes investigaciones.

Pero, el Gobierno tiene que reconocer que queda muchísimo por realizar. Más, todavía, con las cifras que se presentan, anualmente.

Los familiares: víctimas de las desapariciones

Son los familiares los que, de forma admirable; luchan, por saber dónde se encuentra la persona.

Uno de los grandes pasos se ha producido con la colaboración entre familias e instituciones. Y, en esto, es en lo que hay que seguir trabajando.

Uno de los objetivos, que deberíamos conseguir es que los familiares de los desaparecidos sean reconocidos como víctimas. Y aquí entra, de nuevo el GOES.

El Gobierno tiene que crear un marco normativo, en el que se promueva la búsqueda, identificación de derechos y aclaración de los bienes de los desaparecidos.

Santa Tecla: pionera en seguridad

Santa Tecla ha sido, bajo el mando de Roberto d’Aubuisson, el municipio más seguro de El Salvador

La Atenuación De Desapariciones Una Dura Lucha En El Salvador. CAMST. Fotografía. Orlando Carranza. 2021

El Alcalde y su equipo ha invertido, en sus legislaturas, en seguridad y protección.

Entre sus medidas, destacan las siguientes:

·        Crecimiento en el número del Cuerpo de Agentes Municipales de Santa Tecla (CAMST).

·        Colocación de cámaras de Video Vigilancia, en las calles del municipio.

·        Creación de departamentos para fomentar la integración y paz.

Conclusiones

Las desapariciones, en El Salvador, son preocupantes. Estos hechos vulneran los Derechos Humanos. En este caso, los principales son la vida, la libertad y la integridad personal.

El país está impactado con estos datos. Sin olvidarnos que detrás de cada número hay una familia sufriendo. 

Y, por ello, no se puede abandonar a las familias, sino luchar conjuntamente.

Las desapariciones afectan al entorno de la víctima, y, en sí, a toda la comunidad de El Salvador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *