El Peligro De Las Armas Y Sus Consecuencias

El Peligro De Las Armas Y Sus Consecuencias

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo. La proliferación de armas ilícitas genera más delincuencia en las calles.

Los datos de homicidios, por armas, demandan nuevas acciones. Es la principal herramienta para perpetrar la violencia, en El Salvador.  

El entorno y consecuencias de las armas, en el país, vulnera los Derechos Humanos. Amenazan el más importante de todos, la vida

Table of Contents

El origen de las armas en El Salvador

La Guerra Civil de El Salvador es el punto inicial del tráfico de armas en nuestro país. Lo mismo ocurre con los otros estados de Centroamérica.

De 1980 a 1992, se importaron y distribuyeron una gran cantidad de armas en El Salvador. Se calcula que 360.000 armas militares no se entregaron, una vez finalizada la guerra.

Tráfico ilegal de armas

Los datos que registra la División de Armas y Explosivos (DAE) de la Policía Nacional Civil (PNC) apuntan que las armas ingresan en El Salvador, a través de puntos ciegos, en las fronteras del país. En muchos casos, ocultas en vehículos.

De este modo, los traficantes evitan el registro de las autoridades policiales.

Una vez alojadas, en La Libertad; los vehículos abandonados son uno de los puntos donde los traficantes las esconden. Por ello, la inspección y retirada de dichos carros son tan habituales, en nuestro departamento.

La DAE, anualmente, se encarga de destruir armas de fuego decomisadas para retirar, de la circulación, el armamento ilegal.

En 2019, se eliminaron 1.053 armas. El 73% correspondía como evidencia o pruebas, en casos concluidos. 

El Peligro De Las Armas Y Sus Consecuencias. CAM. Fotografía. Orlando Carranza. 2021

La relación entre las armas y los homicidios

La relación entre las armas y los homicidios es real y constante.

En 2016, un estudio del Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud (IHME) reveló que El Salvador registraba la tasa más elevada de homicidios, relacionados con armas de fuego. En ese año, 39,2 muertes, por cada 100.000 habitantes.  

Este análisis refuerza la necesidad de revisar la situación de las armas, en El Salvador.

En 2019, desde el Ministerio de Defensa, la DAE y la Fiscalía General de la República (FGR) se apuntaba que el 98% de los homicidios en nuestro país, son cometidos con armas de fuego. Y la mayoría de ellas, ilegales.

Las armas incautadas en El Salvador

¿Cuáles son las armas que, principalmente, incauta la PNC?

·        Pistolas cortas.

·        Revólveres.

·        Escopetas.

·        Fusiles.

·        Armas artesanales.

·        Subametralladora.

Aunque se decomisan una amplia variedad de armas, las pistolas cortas son las más utilizadas, y, posteriormente, incautadas.

En 2019, el 69% del armamento requisado estaba compuesto por solo pistolas (47%) y revólveres (22%).  

El decomiso de armas, en 2019

La División de Armas y Explosivos, de la PNC, contabiliza todos los años el decomiso de armas de fuego.

De acuerdo a su nota de prensa, en 2019, la incautación fue de 3.413 armas de fuego, de distintos calibres. 2.050 armas se requisaron a grupos delictivos.

El armamento confiscado se divide, del siguiente modo:

·        1.608 pistolas.

·        735 revólveres.

·        508 fusiles.

·        403 escopetas.

·        47 armas artesanales.

·        24 carabinas.

·        52 ametralladoras.

·        36 granadas industriales.

El Peligro De Las Armas Y Sus Consecuencias. Decomiso armas. Infografía. Orlando Carranza. 2021

El número de incautaciones aumentó en 30, respecto a 2018, que se registraron 3.383 armas.

Diferentes unidades de policía ejecutaron los decomisos, en distintos puntos de El Salvador.

Legislación salvadoreña sobre armas

En 1999, entró en vigor la Ley de control y regulación de armas, municiones, explosivos y artículos similares. Años después, la legislación se ha ido modificando.

En 2000, se publica el Reglamento de la Ley de control y regulación de armas de fuego, municiones, explosivos y artículos similares.

Delitos por posesión ilícita de armas

Existe un alto porcentaje de personas que tienen en su poder armas, sin ningún tipo de permiso ni capacitación.

Para que un arma de fuego esté regulada, se debe adquirir una matrícula, en el Ministerio de la Defensa Nacional.

Propuestas para reducir la posesión de armas

El tráfico y posesión ilícita de armas fomenta la violencia, entre la población de La Libertad.

Mis proposiciones para reducir este problema social son las siguientes:

Los agentes policiales son los últimos en el eslabón de la incautación de armas. Incrementar el número de efectivos, en todas las áreas, es una acción efectiva. Pero, especialmente, en las unidades especializadas en armas.

Revisar y estudiar, detenidamente, la Ley de control y regulación de armas. Las reformas posteriores son insuficientes y, anticuadas, a los problemas acaecidos hoy, en El Salvador.

Los exámenes para obtener la licencia deben ser más severos. El fácil acceso a las armas, tanto lícitas como ilícitas es una de las causas de la abundancia de armamento, y su utilización.

Y, sobre todo, llevar a cabo campañas de concienciación sobre el riesgo del uso de armas. Es un peligro para el portador del arma y las personas, de su alrededor.

La concienciación debe ser exhaustiva en colegios, entre jóvenes, para que conozcan cuáles son las consecuencias de portar un arma. Y que el riesgo es mayor, con la tenencia ilícita de un arma.

Conclusiones

Las consecuencias de la Guerra Civil siguen presentes en El Salvador y la tenencia ilícita de armas incrementa la violencia.

Consciente de la complejidad que envuelve a las armas, se debe reflexionar sobre su uso.  

Fácil acceso, transporte y utilización. Esto debería despertar a las autoridades para mejorar la legislación y frenar la proliferación de armas. Los gobiernos son los primeros que deben proteger los Derechos Humanos y cuidar a la población.  

El tráfico de armas se lleva a cabo en dos líneas: por un lado, interno en El Salvador. Por otro lado, exterior. La afluencia de armas, en los países vecinos, posiciona a Centroamérica como una región de excesivo tráfico.

Y, ¿quiénes son los máximos perjudicados, en un país con exceso de armas? La sociedad, en general: jóvenes, menores, familias, etc.  

Más de 500 personas mueren al día, por la violencia armada. Una cifra dura, que representa sobre todo a los países de América Central.  

Una legislación reformada y programas educativos son las dos vías para prevenir la violencia y el uso de las armas en El Salvador y La Libertad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *